Relaciones entre padres e hijos

 

  

La familia ocupa siempre un lugar importante en la jerarquía de las relaciones sociales en Vietnam. El concepto de clan se basa en la ayuda mutua y el entendimiento, sigue siendo un punto esencial en la sociedad. A pesar de una determinada preferencia para los muchachos, las niñas y los niños son bienvenidos en Vietnam. Los niños son objetos de una mayor veneración por los padres porque con ellos se les garantiza un "plan de pensiones". Son los hijos quienes cuidarán de los padres en el futuro.

 

 

Incluso, no hace mucho tiempo, el líder del clan, el guardián de las tradiciones familiares, dirigía el hogar con autoridad y decidía emplear a sus hijos o el casamiento, con o sin su acuerdo. El jefe de la familia tiene la obligación de mantener el altar familiar, que se encuentra en la parte principal de la vivienda. Este último contabiliza los nombres de los antepasados hasta la quinta generación. El heredero varón también tiene la obligación de celebrar los aniversarios de los difuntos. 
 

En Vietnam, la honorabilidad es adquirida al llegar a la vejez y el linaje se basa en valores de respeto para los “antiguos” y el amor filial. La solidaridad familiar es cosa común. Se concede gran confianza al hombre de experiencia y reflexión, al que sabe preservar el clan familiar.