Higiene, agua y comida

 

Respetar la buena higiene es importante y lavarse las manos regularmente es un hábito para evitar las molestias gástricas. En caso de que no pueda lavarse las manos, una solución desinfectante líquida es muy útil.
Le recordamos que el agua del grifo no es potable, incluso en las grandes ciudades y hoteles. Solo consuma botellas de agua mineral o purificada que se presentarán destapadas. De lo contrario, use tabletas de descontaminación de Micropur.
Viajar en un país extranjero, cambiar los hábitos alimenticios o comer "local" puede ser una fuente de problemas intestinales, especialmente para los más sensibles. Por lo tanto, le aconsejamos que evite los cubos de hielo, las verduras y las frutas crudas en los puestos callejeros.